El origen de la energía hidráulica está en el ciclo hidrológico de las lluvias y por tanto, en la evaporación solar y la climatología que remontan grandes cantidades de agua a zonas elevadas de los continentes alimentando los ríos. Este proceso está originado, de manera primaria, por la radiación solar que recibe la Tierra.

Estas características hacen que sea significativa en regiones donde existe una combinación adecuada de lluvias, desniveles geológicos y orografía favorable para la construcción de represas. Es debida a la energía potencial contenida en las masas de agua que transportan los ríos, provenientes de la lluvia y del deshielo. Puede ser utilizada para producir energía eléctrica mediante un salto de agua, como se hace en las centrales hidroeléctricas.

Ventajas: se trata de una energía renovable y limpia, de alto rendimiento energético.

Inconvenientes: la constitución del embalse supone la inundación de importantes extensiones de terreno, a veces áreas fértiles o de gran valor ecológico, por ello nosotros recomendamos, más que las grandes centrales, instalar pequeñas microturbinas cuyo impacto ambiental es prácticamente nulo ya que solo necesitan una pequeña represa, que no absorbe todo el caudal del arroyo, y una canalización del agua de unos pocos metros.

  Camino de la Rivera S/N, Talaveruela. Teléfonos: Kali 627 01 49 87- Molina: 676 61 77 88